lunes, 1 de diciembre de 2008

CUANDO SUFRE UNA MUJER.


En realidad el título debería ser algo así como: Cuando sufre una mujer, sufre una familia. Sufre usted, sufro yo, sufrimos todos. O cuando usted ve una lágrima en el rostro de su madre no es capaz al menos de sentir un poco de ternura?Es inadmisible como en nuestra sociedad se torna tan común y normal ante nuestros ojos, cualquier tipo de abuso o violencia a la que son sometidas cuatro de cada diez mujeres por parte de su cónyuge (CEPAR, CONAMU: Endemain Violencia contra la Mujer, 2006) que debería mas bien ser su amigo, amante y compañero.
No debemos olvidar que la violencia genera mas violencia y como lamentablemente vemos que no solo acarrea con problemas de índole personal, sino que muchas veces a mas de las heridas físicas y morales puede desembocar en una tragedia aún mayor. Pero vayamos más allá del solo hecho de 2 personas, una que agrede y tal vez la otra que se defiende. En un mundo donde al hombre se le dice que mientras mas capacidad tenga de ser agresivo es ser mucho mas macho y a donde a las mujeres (muchas veces sus propias madres) les engendran mitos falsos como el de que las mujeres vienen a este mundo a sufrir, pegue o mate marido es, después que te separes de tu marido que vas a hacer con tus hijos?
Una mezcla de mitos, historias, vivencias, nos comienzan a marcar desde nuestra niñez, cuando nuestros padres nos dicen cuales son las tareas que debemos hacer "hombres" y "mujeres", siempre por separado, mas nunca en una sólida comunión. Tomaré como muestra el clásico ejemplo de la madre de familia con su hija lavando, mientras su hijo pelotea con sus amigos del barrio. En fin la historia de violencia nunca comienza con problemas recientes de pareja, sino mas bien años atrás en la formación integral de cada uno de nosotros como seres humanos. El no denunciar los abusos hace que por omisión, una nueva generación pague los platos rotos de nuestra inacción o nuestra falta de conciencia. Que estamos esperando, la violencia contra la mujer es solo un síntoma de muchas cosas mas que no alcanzamos a ver y está frente a nuestros ojos, pero cuando querramos hacer algo realmente será muy tarde. Por eso la decisión es nuestra, ahora es el momento. Tal vez una nueva historia de violencia se esté tejiendo y podría ser la suya.

1 comentario:

GuayaquilSpy dijo...

hola, Te invito a formar parte de la Campaña Bloggers contra la violencia en el hogar, http://violenciafamiliarguayaquil.blogspot.com

Att.
William Zea